Estar metidos en casa durante la cuarentena no significa que dejemos de relacionarnos con amigos y familiares. Y si ya se te están terminando las ideas, aquí te proponemos algunos videojuegos para que te diviertas a través de Internet con tus amigos a distancia.

UNO

Este mítico juego de cartas ofrece también una versión online en la que puedes conectar con distintos usuarios y hasta interactuar en medio de la partida con ellos a través de notas de voz. Puedes descargarlo desde IOS y Android.

APALABRADOS

Apalabrados es la versión online del Scrabble de mesa que se volvió muy famoso hace ya varios años y ahora ha recuperado fuerza. Iniciando sesión a través de Facebook, podrás enfrentarte a tus compañeros para ver quién encaja mejores palabras en el tablero, además también podrás hacerlo con rivales aleatorios.

STOP

También conocido como Basta, un juego al que probablemente todos hayamos jugado, también tiene su versión online en el que podrás retar a tus amigos a ver quién escribe más rápido. Stop! consiste en crear una lista de palabras que empiecen todas por la misma inicial, correspondiendo a una serie de temáticas en concreto.

PREGUNTADOS

¿Cultura general? Si eres bueno para este tipo de datos te divertirás con esta opción. Aquí irás girando una ruleta que definirá qué categoría de preguntas habrá que responder, entre ciencia, arte, historia, deporte, geografía y espectáculos. La ruleta la completa la ‘corona’ que será la que nos dé los puntos para ganar la partida. Si respondes correctamente, seguirás tirando. 

MARIO KART

Uno de los juegos más afamados es Mario Kart. Hoy puedes encontrar una versión móvil en la que podrás jugar con hasta siete amigos u oponentes de todo el mundo. El mítico juego permite utilizar a los personajes de la saga Mario Bros. como pilotos de carreras para competir tanto online como offline. Puedes descargarlo en IOS y Android.

Con estos juegos tiene opciones de todo tipo y para todas las plataformas para entretenerte durante estos días sin descuidar el contacto con tus amigos y familiares, y por supuesto, sin salir de casa. ¡Hay que jugar!